Si Mindfulness quiere decir vivir conscientes el momento presente, ¿qué hacer, o más bien, qué “no hacer” para sentir que vivimos, respiramos y disfrutamos como cuando éramos niños, sin filtros, pero con mayor experiencia?.
Ahora, como adultos, cuando ya hemos perdido por el camino tantas sensaciones directas de la vida, sentimos que nos desviamos hacia algún lado indefinido que no concuerda con esa base vital con la que nacimos. Algo no cuadra. Incluso, podemos enfermar.
Tenemos problemas, tenemos miedos, tenemos dolor. ¿Y qué hacemos? Buscamos y buscamos en el exterior lo que en gran medida está en nosotros pero no nos lo creemos… ¡No creemos en nosotros mismos!
Tantas son las mentiras que invaden nuestra mente que nos hemos quedado paralizados ante la gran verdad que yace en el fondo de nuestro interior.
Entonces, hay que volver a empezar…

¿Qué significa vivir en el presente?
¿Es que no estamos todos aquí, ahora, en el presente?.Técnicamente sí, pero muchos estamos sólo un 10 por cien.
En realidad estamos viviendo en nuestra mente. Existimos día a día en un estado como de sueño donde no estamos conectados al mundo de nuestro alrededor, no estamos centrados en nuestro propio cuerpo ni en nuestro propio ser.
En su lugar, estamos preocupados con recuerdos del pasado, rumiando pensamientos y preocupaciones sobre el futuro, y juicios y reacciones a las pocas cosas que sí que vemos.
Nos estamos perdiendo literalmente la mayor parte de nuestra vida, lo que nos deja sintiéndonos superficiales, vacíos y profundamente desubicados.
La buena noticia es que puedes aprender a estar más presente y consciente.

Estas son 10 maneras de practicar mindfulness en tu vida diaria:

1. OBSERVA TU RESPIRACIÓN
Como dice  Eckhart Tolle, una simple respiración inhalando y exhalando es una meditación.
Tu respiración sucede de forma natural y rítmica. Cuando le prestas atención, te saca de tu mente y te lleva al cuerpo.
Te liberas momentáneamente de tus pensamientos rumiantes, tus preocupaciones y tus miedos, y te recuerdas a ti mismo quién eres en realidad –tu espíritu interior, no tus pensamientos.

DSC_6678 - copia

 

2. CAMINA CONSCIENTE 
Recoge el consejo del lider spiritual Thich Nhat Hanh y “camina como si estuvieras besando la tierra con tus pies”.
En otras palabras, cuando estés por ahí, presta atención de vez en cuando al movimiento de tu cuerpo y a lo que te rodea.
Date cuenta de cómo tus pies conectan con el suelo y se despegan de él. Siente cómo tus músculos se mueven y te sostienen.
Observa lo que está pasando a tu alrededor –las vistas, los sonidos y la vida que se despliega. Puede asombrarte el encontrar todo un mundo nuevo que antes ni habías notado.

 

3. COME CONSCIENTE 
Cuando masticas tu comida en piloto automático mientras estás distraído con la televisión, el ordenador o la conversación constante, te estás perdiendo el delicioso sabor y olor de tu comida. También es menos probable que te sientas satisfecho y nutrido, porque te “perdiste” el hecho de que estabas comiendo.
Recuerda esta frase: Cuando comas, come. Cuando bebas, bebe.
En otras palabras, no intentes hacer otras cincuenta cosas cuando te sientes a comer, a tomarte un café o un zumo. Enfoca simplemente toda tu atención en lo que está delante de ti.

4. CONECTA CON TUS SENTIDOS
Tus sentidos –el tacto, el olfato, el gusto , el oído y la vista- son la puerta de entrada a tu momento presente.
Pero cuando estás perdido en el pensamiento, no experimentas lo que tus sentidos están captando.
Haz un pausa para absorber el bello aroma de tu café. El aire salino del mar. La belleza y diversidad de las flores en tu ciudad.
Nota la ropa en tu cuerpo. Las sábanas suaves en tu piel por la mañana. El beso reconfortante de quien te acompaña. El césped bajo tus pies. La sensación del agua mientras lavas.
Pon amor y atención en las tareas sencillas de tu día, y te sorprenderá cuánta alegría y paz te pueden traer.

DSC_6688 - copia

5. HAZ UNA PAUSA EN TU ACTIVIDAD

Haz una pausa y escucha el sonido del teléfono antes de cogerlo.
Siente el peso del cuerpo en tu silla antes de empezar tu trabajo del día.
Haz una pausa y siente la manivela de la puerta de tu casa antes de abrirla al llegar.
Establecer pausas mini en las actividades de tu día te puede enraizar en tu ser interior, aclarar tu mente y proporcionarte energía renovada para tu nueva tarea.

6. ESCUCHA TU CORAZÓN
La mayoría de nosotros nunca escuchamos realmente a la gente cuando está hablando con nosotros, porque estamos demasiado ocupados planeando qué decir a continuación, juzgando lo que están diciendo, o perdiéndonos en nuestros sueños.
La próxima vez que estés en una conversación, convierte en tu objetivo el escuchar plenamente lo que la otra persona te está diciendo, sin perderte en tus pensamientos.
Confía en que sabrás intuitivamente qué decir a continuación cuando te toque hablar.

?

7. PIÉRDETE EN EL FLUIR DE HACER LAS COSAS QUE AMAS.
Todos tenemos ciertas actividades que amamos hacer – nos conectan con nuestro espíritu interior y nos hacen estar del todo vivos.
Para ti podría ser cocinar, bailar, cantar, cuidar las plantas, escribir, pintar, pasear, nadar…
Amamos tanto hacer estas cosas que solemos perdernos en ellas. Es decir, perdemos nuestro yo más pequeño –nuestros pensamientos rumiantes y preocupaciones- porque estamos poniendo todo nuestro amor y atención en el momento presente.
Incorpora más actividades que te hagan fluir en tu rutina semanal, y tu felicidad se disparará.ç

8. MEDITA A DIARIO 
No hay vuelta de hoja: la meditación tiene grandes beneficios e incrementa tus niveles de energía, felicidad, inspiración y paz interior.
No tiene que ser larga. Incluso 10 minutos al día pueden tener un impacto positivo en tu vida. También reforzará tus músculos de mindfulness, así que te será mucho más fácil volverte presente durante el día.

DSC_6656

9. VIAJA O COMBINA TU RUTINA
Hay más de una razón por la que te sientes genial en vacaciones. Cuando estás en un nuevo lugar, automáticamente te vuelves más presente y atento –simplemente porque hay tanto nuevo que ver, tantos sonidos y olores que absorber.
Tus sentidos prevalecen durante un tiempo y eso te libera de tu mente.
¿No tienes planes de vacaciones? No pasa nada: combina tu rutina, tendrá el mismo efecto.
Adopta una ruta diferente, para en una nueva cafetería, visita un nuevo lugar en tu ciudad o intenta algo que has hecho antes como el paddle, cocinar una nueva receta o escribir caligrafía.

10. OBSERVA TUS PENSAMIENTOS Y EMOCIONES
Tú no eres tus pensamientos –eres el observador de tus pensamientos. El hecho de que puedes escucharlos muestra que no son tú. Tú eres algo más y algo separado.
Simplemente haciéndote consciente de tus pensamientos y observándolos sin juzgar –como nubes que pasan en el cielo –estás más presente.
No estás quedándote enganchado en tus pensamientos y olvidando que no son tú.
Mientras observas, resiste la tentación de dejarte llevar por un pensamiento como por un túnel hacia el pasado o el futuro. Imagínate tus pensamientos como trenes en la estación –estás en la plataforma mirando cómo vienen y van, pero no vas a subir para irte con ellos.

Te animo ahora a que te tomes un momento de pausa, hagas una respiración profunda, y sientas cómo es estar vivo en este momento. ESTE MOMENTO ES TU VIDA.

 

DSC_6431

 

© 2015-16 Pilar de Anta, dirige Luz Aiyanna, Espacio de Crecimiento Personal. Es Terapeuta de Sanación y formadora de Mindfulness con Respira Vida Breathworks. http://www.respiravida.net/
Basado en el artículo de Elyse Santilli en Huffington Post, “Ten Easy Ways you can practice Mindfulness”.