¿Hacia dónde te vas cuando tienes dolor, enfado, ira o una experiencia desagradable? ¿Qué haces? ¿Desde dónde lo miras? Enfocar al dolor es abrir con llave tu propio desván.

Muchas veces, cuántas… cuando he sentido dolor, lo he evitado huyendo. Cuántas veces lo he relegado al desván de mi conciencia hasta que se ha quedado en mi inconsciencia. Y cuántas veces me he sentido arrollada por él y no he visto otra cosa.

Sólo abriéndome, sólo expresándolo, he podido transformarlo. Pero además, ¿Cómo recuperar esa otra llave de la calma y la comprensión dentro de mí?. ¿Cómo ver nuevas posibilidades de iniciativa emocional más inteligentes?.

Todo tiene una razón de ser, una enseñanza que ofrecer, aunque  no lo entienda en un primer instante. Cuando me paro, es en la quietud donde puedo ver con más claridad. Ella arroja luz a las sombras de ese desván.

imagen shadow

 

Si no tienes una sombra, estás en la oscuridad.

Abrázala, no la ignores.

Deepak Chopra.

 

En la quietud puedo mirar al dolor a la cara y observarlo como se mira a alguien que te presentan por primera vez. Y sólo así comprender. Entonces es cuando me doy cuenta de que no es sólido. Nada es sólido, todo fluye y todo se desvanece a cada momento.

 

Vidyamala Burch nos dice que en Mindfulness adquieres conciencia, adquieres esa habilidad: mejoras en saber qué es lo adecuado y cuál es el paso siguiente más adecuado, y está basado en la comprensión de que nuestra experiencia es mucho más fluida.

El dolor puede sentirse increíblemente sólido. Puede sentirse como: Yo soy sólido, y el dolor es el enemigo, y eso también es sólido. Pero la conciencia más profunda de Mindfulness es que la vida es como un río, es un fluir de sentimientos, pensamientos, emociones, surgiendo todo el tiempo. Por tanto lo que hacemos es aprender a danzar en ese río, aprendemos a trabajar con estas experiencias fluidas y a ver cómo en realidad vienen y se van, momento a momento.

Cuando tenemos un conflicto, lo primero que hacemos es resistirnos a él. En esa resistencia tenemos dos tipos de reacciones:

  • Bloqueo o evitación. Nos vamos, nos apartamos, quizá desconectándonos o quedándonos en blanco. El cuerpo se pone tenso, la mente rígida, y nos volvemos sordos emocionalmente.
  • La respuesta de desbordamiento es la opuesta, es que te sobrepasa. Es cuando no hay otra cosa que el dolor. Te inclinas ante él hasta estar completamente abrumad@.

Parte de la habilidad en Mindfulness es darte cuenta de cuál de las dos cosas estás haciendo, y la mayoría de nosotros hace una o la otra todo el tiempo, o bien bloqueo o desbordamiento.

Si encuentras que estás evitando, el arte o la habilidad es acercarse un poco más a lo que realmente está pasando: ¿Cuáles son las sensaciones de mi cuerpo? ¿Qué estoy pensando? ¿Cómo se está sintiendo mi corazón? Acercarse un poco más…

Pero si estás abrumad@, necesitas ampliar, necesitas hacerte más consciente de otras cosas también.

Supongamos que estás sufriendo y sientes dolor en tu espalda o en tu corazón, y no existe otra cosa que ese dolor en tu espalda o en tu corazón: te abrumas. La tarea sería notar otras cosas en el momento: podrían ser los sonidos a tu alrededor. Puedes buscar en tu cuerpo sensaciones agradables. Siempre existe lo agradable y lo desagradable en cada momento: podrían ser las manos cálidas, la ropa en tu piel…

Así que la habilidad es, si estás bloqueando tu experiencia, es acercarte más. Pero si estás abrumad@, ampliar. 

Ampliar no es desconectar, es como abrir. Es como poner una lente más amplia en tu cámara y ver cuántas otras cosas puedes sentir. Sigues estando abrumad@, pero sientes tus pies en el suelo, tu espalda en el respaldo, tu cabello, tu respiración en el vientre, tus párpados. Así que estás jugando con acercarte y alejarte… y finalmente, llegamos a un bello lugar, lleno de ecuanimidad, donde está el dolor, pero no estamos abrumados por él ni lo bloqueamos.

Mindfulness –como conciencia del momento presente sin juzgar- está impregnado de amabilidad, ternura y delicadeza hacia nosotros mismos.

Es ser un guerrero con un arte delicado y valiente, porque me amo y me cuido, en lugar de odiar todo lo que hay en mi vida.

Cuando tenemos un dolor agudo, aguantamos la respiración. Te das cuenta de que dejas de respirar, sobre todo en la parte de atrás de tu cuerpo.

 “La batalla contra el dolor, que es vivida a través de la resistencia, la aversión  y la obsesión, genera sufrimiento y estrés.”  Vidyamala Burch.

Mindfulness te ayuda a desarrollar una conciencia estable, tranquila, amable y lo suficientemente sutil y precisa para advertir los diferentes aspectos de tu experiencia.  

Si puedes descubrir esa resistencia antes de que te desborde, tendrás la oportunidad de relajarte en una conciencia más amplia. La clave consiste en dejar, con una conciencia abierta y receptiva, que tus sentimientos afloren y pasen, momento a momento Eso abre un claro en la densa red de hábitos, un momento de elección que, interrumpiendo la cascada habitual de reacciones, te proporciona la oportunidad de convertir cada momento en un nuevo inicio.

Este es el campo de batalla de la conciencia.

¿Y cómo cuido de mí?… Lo mismo que cuidaría de alguien a quien amo.

¿Cómo traigo a mí esa cualidad? Imagínate que tu respiración está saturada de amabilidad, hacia tí en primer lugar, y hacia los demás, con un sentido de humanidad compartida.

Así vas llegando a un lugar en que puedes ver las aguas con más claridad y más calma, donde todo es más ecuánime.

Si deseas saber más sobre las Prácticas de Mindfulness en Luz Aiyanna, ve aquí: Grupo de práctica de Mindfulness Respira Vida Breathworks.

Si deseas saber más sobre Vidyamala Burch, ve aquí: web de Vidyamala Burch

Si deseas saber más sobre Mindfulness y Respira Vida Breathworks ved aquí: Qué es Mindfulness y video.

Copyright Pilar de Anta, certificada en Mindfulness MBSR por Respira Vida Breathworks, Directora y Terapeuta en Luz Aiyanna.

Basado en “Vivir bien con el dolor y la enfermedad” de Vidyamala Burch.