¿Realmente escuchas lo que estás oyendo? ¿Te escuchas cuando hablas? ¿Escuchas a los demás y les dejas espacio? ¿Pones atención en todo y en todos?.

La escucha requiere el 100/% de enfoque en la persona que está hablando. Consiste en estar con ella en lo que está diciendo, y aceptar sus palabras y emociones a través de todos tus sentidos. Escuchar es oir con todas las partes de ti. Piensa en un momento en el que estuvieras hablando con una amigo o amiga, tu pareja o el terapeuta sobre una situación importante en tu vida, y cuando la conversación acabó te sentiste más ligero/a, amado/a y cuidado/a. Seguramente se debió a que estaban contigo por entero. La escucha verdadera no es tan fácil como parece.

listens

¿POR QUÉ NO ESCUCHAMOS?

Porque la escucha verdadera conlleva trabajo!. Requiere el 100% de nuestra atención, y estamos entrenados para la multi-tarea: hacer la cena mientras ayudamos a los niños con los deberes, ver la tele mientras ordenamos, responder a los correo mientras estamos al teléfono, etc. Cuesta enfocarse sólo en una cosa al mismo tiempo, y las circunstancias de la vida no siempre acompañan ¿verdad?. Muchas veces, cuando estamos en el modo-escucha, estamos también en el modo-lista de cosas que hacer, poniendo la lavadora o preparándonos para la próxima tarea. Esto no significa que no estemos oyendo lo que se nos está diciendo. Significa sólo que no estamos totalmente presentes.

Cuando estamos escuchando realmente a alguien, estamos dejando un espacio con el fin de que la persona pueda expresar aquellos pensamientos y sentimientos que quiera compartir. Estamos invitando esa información a nuestro espacio y manteniéndolo abierto para que la persona se sienta bienvenida, cómoda, en paz y en compañía amable.

Para algunos, esto es natural y no conlleva esfuerzo. Para otros, es un músculo que habrá que entrenar, practicar y mejorar. Tanto la práctica formal meditativa en Mindfulness como la práctica informal en la conciencia de estar presentes en las situaciones del día a día, nos van a ayudar a esa escucha consciente y por tanto, a sentir que estamos inmersos en una comunicación más verdadera y empática.

 

LA ESCUCHA EN MINDFULNESS O ESCUCHA CONSCIENTEmindful listening 1

Mindfulness es una práctica que entrena a la mente a enfocarse… y entrena la mente, el cuerpo y las emociones a estar quietos y presentes con lo que llegue. Todo ello requiere por supuesto práctica.

Al igual que con la meditación te sientas con lo que venga, cuando estás escuchando a alguien…debes considerarlo como una práctica también. Estáte de verdad con quien sea que estés –no te limites a recibir la información. Escúchalos plenamente. Anímalos por medio de lo que digan a abrirse un poco más. Intenta sentir lo que están sintiendo, relaciona y comprende. Esa es la práctica de la verdadera escucha.

PRÁCTICA SENCILLA: 5 PASOS PARA CONVERTIR LA ESCUCHA EN UNA PRÁCTICA CONSCIENTE

La próxima ocasión que te encuentres en el papel del que escucha, practica la escucha consciente. Sigue estos cinco pasos para sintonizarte con la persona que estás escuchando y ver qué se siente.

  1. Enfócate en la persona que habla. Intenta desconectar de otras distracciones –el móvil, las notificaciones de correo y la TV – para enfocarte plenamente en la persona con la que estás hablando. Intenta mantener tu mente enfocada en la persona que habla… igual que en meditación sentada, cuando notes tu mente divagar, hazla volver a la conversación.
  2. Estate presente. Nada es peor que tener que pedir a alguien que repita cuando deberías haber estado escuchando. Estate presente completamente, y desconecta de los pensamientos sobre el pasado, el futuro o cualquier cosa irrelevante para la conversación.
  3. Recibe cualquier cosa que venga en el momento. Tanto si estás de acuerdo con lo que se está diciendo como si no, invita a que se expresen los pensamientos y las emociones de la persona con la que estás. Aceptar las palabras no significa que estás de acuerdo o que lo validas, sólo significa que estás ahí en ese momento para que se expresen. Esto incluye ofrecer expresiones faciales y lenguaje corporal que sean neutros y cálidos. Intenta no reaccionar demasiado ante lo que están diciendo con tu voz, cuerpo o cara. Sólo manten una actitud amable, presente y acogedora.
  4. Reten tu lengua. Si eres el que escucha, sólo permanece ahí. Habrá tiempo para que compartas tus pensamientos, ofrecer consejo y compartir historias. Pero de momento, cuando ellos están hablando y tú estás escuchando, simplemente manten ese espacio y guarda tu comentario para más tarde. Esto puede requerir paciencia.

5. Aprende. Acéptalo todo e intenta comprender verdaderamente. Aprender va a requerir todos los pasos previos. Si no estás  presente o enfocado, podrías perder algo, malinterpretar, o entender mal.

Podrías  también correr el riesgo de que la persona con la que estás se sienta ignorada o no escuchada. Y probablemente pedirán tu opinión o te invitarán a compartir tus sentimientos en algún punto… Serás capaz de hacer ésto con mucho más cuidado si entiendes verdaderamente el mensaje que te están entregando.

Además, cuando aprendes sobre alguien, te acerca a esa persona y construye una conexión más fuerte. Esa es la razón por la que hablamos unos con otros en primer lugar: para conectar. Por tanto, ¿Por qué involucrarnos en una conversación si no estamos conectando realmente o escuchándonos?.

HABLA DE MANERA QUE LOS DEMÁS AMEN ESCUCHARTE.

ESCUCHA DE MANERA QUE LOS DEMÁS AMEN HABLARTE.

speak

 

Copyright 2015 Pilar de Anta, Comunicadora, Facilitadora de Mindfulness  con Respira Vida Breathworks y Terapeuta en Luz Aiyanna, según artículo de Melissa Eisler en Mindful Minutes, http://mindfulminutes.com/